RECUENTO DE LA CONQUISTA DEL ANHELADO TÍTULO NÚMERO 21 por ÁGUILAS CIBAEÑAS RECUENTO DE LA CONQUISTA DEL ANHELADO TÍTULO NÚMERO 21 por ÁGUILAS CIBAEÑAS
En el epílogo del mes de enero, las Águilas Cibaeñas borraron nueve temporadas sin conquistar un campeonato y celebraron con gran alborozo su anhelada... RECUENTO DE LA CONQUISTA DEL ANHELADO TÍTULO NÚMERO 21 por ÁGUILAS CIBAEÑAS

En el epílogo del mes de enero, las Águilas Cibaeñas borraron nueve temporadas sin conquistar un campeonato y celebraron con gran alborozo su anhelada XXI corona en el beisbol profesional dominicano al vencer en el séptimo y decisivo partido a su archirrival Tigres del Licey para cerrar el accidentado torneo 2017-18 afectado por fuego y agua.

Con este título número 21 y primero en una década, el aguerrido conjunto aguilucho se coloca a solo uno detrás de los veintidós cetros del Licey, para ser los dos equipos más laureados en la historia del circuito beisbolero criollo y de toda el área caribeña.

Durante la ronda regular 2017-18 el conjunto cibaeño luego de ocupar por breve tiempo la primera posición perdieron 5 de sus últimos 7 juegos en el tramo final, terminando con foja de 27-23, para caer al tercer lugar del evento.

Los Leones del Escogido, ganaron 7 de los últimos diez, y finalizaron con igual marca (27-23), desplazando del segundo lugar a las Águilas por tener mejor General Run Average.

Mientras que Licey finalizó con 25-25 para el cuarto lugar, asegurando su puesto el último día, beneficiándose del tradicional derrumbe de las Estrellas, que perdieron sus últimos 7 partidos.

En la regular los Gigantes sorprendieron con un primer lugar que aparentaba pertenecer a otros. La tropa de San Francisco se coló con 29-21, bajo las riendas del manager el boricua Pedro López.

Los héroes de la serie regular:

Los bates de Ronny Rodríguez, Juan Carlos Pérez, Edwin Espinal, Zoilo Almonte y más adelante Wilmer Difó, Danny Santana y Johan Camargo, fueron el mayor soporte ofensivo que tuvieron los amarillos durante los primeros 50 juegos de la contienda regular.

Colectivamente sus 447 hits y 28 jonrones encabezaron el circuito, mientras fueron segundos en promedio al bate de (.261), dobles (71), Slugging (.358) y OPS (.681). Lograron 183 vueltas remolcadas, 201 anotadas. Los corredores se estafaron 31 bases en 40 intentos.

El pitcheo lideró la liga en la regular con efectividad de 3.05, WHIP de 1.29; segundos en ponches (356), fue el segundo mejor en bases por bolas con 143 y poncharon a 356 bateadores; también segundo en jonrones permitidos con 27.

El aguilucho Richelson Peña obtuvo la distinción de Lanzador del Año, el premio Guayubín Olivo. El derecho maeño terminó con marca de 4-0 y efectividad 1.55. En 40.2 entradas permitió 34 hits, 8 carreras, 7 limpias, ponchó a 32, caminó a 8 y terminó con un WHIP de 1.03.

Sobresalió además el boricua Jorge López (3-2, ERA 2.59), fue el mejor ponchador de la liga con 50; los cubanos Yunesky Maya (2-2, ERA 3.38), el zurdo Francisley Bueno (2-5 y ERA 2.72) y el también izquierdo Roenis Elías, fueron el sostén en la rotación abridora aguilucha.

El cuerpo de relevo más utilizado por el dirigente Lino Rivera estuvo compuesto por Richard Rodríguez (2-3), el zurdo Juan Grullón (ERA 0.82), Abel de los Santos (2-2, ERA 3.72), Ulises Joaquín (2-1, ERA 3.37) y el cerrador Josh Judy (4-1, ERA 1.83) que salvó ocho partidos. Mientras que defensivamente los 59 errores cometidos por la defensa de los aguiluchos fue la tercera cantidad más baja.

Round Robín: Águilas equipo con más participaciones en postemporada:

Nadie escribió el guión, pero el round Robín de la pelota profesional dominicana 2017-18 fue una repetición de lo sucedido en la temporada anterior en cuanto a los participantes.

Los amarillos asistían de esta manera a su playoff número 55 de por vida en la Liga Dominicana de Béisbol. Es el equipo que más veces ha pasado desde la serie regular hacia la postemporada (55), es decir, con mayor cantidad de clasificaciones. El único otro equipo con 50 o más es Tigres del Licey (52).

Con varias posiciones que reforzar ante la partida de jugadores boricuas que regresaron a la liga de Puerto Rico, como Jorge López, Rey Fuentes, Kenny Vargas, Gio Soto y otros con limitaciones de sus equipos de Grandes Ligas como Pedro Severino y Wilmer Difó, los amarillos fueron al sorteo de equipos eliminados (Estrellas y Toros) las Águilas optaron por elegir dos lanzadores, un receptor, un jugador del cuadro y un jardinero.

El conjunto aguilucho seleccionó en su primer turno al guardabosque Junior Lake (Estrellas Orientales) quien había bateado para promedio de 283 y tres jonrones en 120 turnos, aunque gran parte de la temporada estuvo fuera por una lesión.

 En segunda ronda al lanzador derecho Jhan Mariñez (Toros del Este), luego al receptor Alberto Rosario (Estrellas Orientales) y al lanzador derecho Joel Payamps, quien luego fue sustituido por el infielder Héctor Gómez (Toros del Este). Payamps tenía restricciones, algo que se desconocía al momento de seleccionarlo.

En el draft de importados el conjunto cibaeño escogió al pitcher derecho Michael Dimock, y en segunda ronda al inicialista oriental Frank Schwindel (que no jugó) mientras declinaron en la tercera y cuarta ronda.

Licey consiguió su pase a la final clasificando primero con 11-7 y las Águilas (10-9) tuvieron que superar en un juego extra a los Leones del Escogido (9-10). Los Gigantes finalizaron con 7-11 a dos juegos y medio de los aguiluchos, que, en su casa, Estadio Cibao, siguieron dominante con 7-3, pero con solo 3-6 en la ruta.

Protagonistas de la semifinal:

Las Águilas tuvieron el segundo mejor promedio de bateo en conjunto del Round Robin con 281, producto de 180 hits en 640 turnos, de esos batazos 29 fueron dobles, cinco triples y 16 cuadrangulares, con 94 carreras anotadas, 85 impulsadas, robaron 13 bases en 20 intentos, negociaron 80 boletos y se poncharon 119 veces, con un OBP de 358, un slugging de 417 y un OPS de 775.

Los aficionados de las Águilas Cibaeñas despidieron con una gran ovación a su toletero principal Zoilo Almonte, quien viajaría a Japón para integrarse a los Dragones de Chunichi.

Ganaron un partido de desempate. En este choque de vida o muerte para avanzar a la serie final, las Águilas blanquearon a los Leones del Escogido 7-0, apoyados en una magistral labor monticular de Richelson Peña y par de cuadrangulares de Danny Santana.

Fue una blanqueada combinada de tres lanzadores, que permite el enfrentamiento número 21 ante los Tigres del Licey en serie final, que todavía favorece ahora a los capitalinos 11-10.

Al cerrar sus lanzadores el Round Robin con dos blanqueadas, los pitchers aguiluchos tuvieron la mejor efectividad con 3.70, en 168.0 entradas aceptaron 172 hits, permitieron 80 carreras, solo 69 merecidas, otorgaron 61 bases, abanicaron a 118, los relevistas salvaron cuatro, tuvieron nueve holds, un blown save y un WHIP de 1.39.

Los lanzadores Juan Grullón y Richelson Peña tuvieron 2-0 en el Round Robin. Richelson fue segundo en efectividad con 2.10 y quinto en ponches con 17, Yunesky Maya fue tercero en efectividad con 2.33, Francisley Bueno cuarto con 2.35 y Josh Judy salvó tres partidos.

Danny Santana terminó el Round Robin como agua para chocolate, quedando segundo en bateo con 377, líder en hits con 26 y segundo en cuadrangulares con tres, mientras que Edwin Espinal en el Todos Contra Todos tuvo el quinto mejor promedio con 333, fue segundo en jonrones con tres y disparó 22 cohetazos. Así queda preparado el escenario para el inicio de la serie final número 21 entre azules y amarillos.

LA SERIE FINAL 2017-18

Las Águilas alcanzaban a llegar al final número 39 en su historia en el béisbol dominicano y lo hicieron en Santiago, frente a un Estadio Cibao repleto, que poco tomó en cuenta la amenaza de lluvia. El formato de la Serie Final volvió la modalidad de 7-4, con un calendario original desde el lunes 23 al domingo 29 de enero sin día libre.

Esta decisión de celebrar la final a un 7-4 se debió a las constantes lluvias que durante el Round Robin afectaron el buen desarrollo del evento, e incluso fue posible la suspensión de unos ocho encuentros, incluyendo el fuego en el Palco de Prensa del Estadio Quisqueya.

Además, esta fue la primera final a un 7-4 desde que las propias Águilas vencieron 4-3 en su serie frente al Licey en el evento efectuado en el 2004-05 con Félix Fermín como dirigente. La rotación aguilucha comenzó con un quinteto integrado por Michael Roth, Yunesky Maya, Miguel Peña zurdo contratado del béisbol de México, Richelson Peña y Francisley Bueno.

Juegos No.1

La serie final de la temporada 2017-2018, dedicada a don José Manuel -Pepe- Busto por la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana, entre Águilas y Licey se inició el martes 23 de enero 2018. Las Águilas salieron triunfantes cuando la tercera base Johan Camargo conectó un jonrón de tres carreras en el octavo episodio para guiar el triunfo aguilucho 8-1 ante los Tigres en partido celebrado en el Estadio Quisqueya Juan Marichal.

Con el partido empate 1-1, Camargo encontró en base a Juan Carlos Pérez, quien conectó sencillo al central, y Edwin Espinal negoció boleto ante el relevista Dustin Antolín. El dirigente de los Tigres, Urueta, sustituye a Antolín por Rafael Martín, quien permitió el palo de Camargo por el prado derecho. El relevista Abel de los Santos (1-0) se acreditó el triunfo al tirar un inning con un hit permitido, mientras que el revés recayó sobre Dustin Antolín (0-1), quien tuvo una entrada de labor con un hit, una transferencia y par de vueltas.

Los lanzadores abridores protagonizaron un duelo de pitcheo. Por los Tigres, Jair Jurrjens se lució en cinco y un tercio de las entradas con cuatro hits, tres boletos y cuatro ponches, mientras que, por las Águilas, Michael Roth también salió sin decisión al concluir su labor con seis episodios de cinco imparables, una vuelta y tres ponches. Por las Águilas, que pegaron 10 hits, Johan Camargo, de 3-1 con tres remolcadas y una anotada; Christian Betancourt, de 3-2, y Edwin Espinal, de 3-2 con tres empujadas. Por el Licey, que disparó ocho indiscutibles, Yermín Mercedes, de 4-3 con una remolcada, y Erick Aybar, de 3-2.

Juego No.2

Las Águilas Cibaeñas ganaron su segundo partido en la final al vencer 8-4, la noche del miércoles 24 de enero, a los monarcas Tigres de Licey, en partido disputado en el estadio Cibao ante unos 20 mil espectadores. Las Águilas colocaron la serie 2-0 a su favor, tras aplicarles una dolorosa derrota a los capitalinos, que llegaron a dominar el encuentro 4-1 hasta el sexto episodio, cuando el jardinero junior Lake acercó 3-4 a los aguiluchos con jonrón con uno a bordo por el jardín izquierdo, contra el abridor Lisalverto Bonilla, quien no tuvo decisión.

La tropa ganadora viró el marcador 5-4 en el séptimo capítulo por vuelacerca con uno a bordo del antesalista Johan Camargo, contra el relevista Andrés Ávila, y en el octavo anotaron tres más, dos de ellas por doble productor de dos del cubano Félix Pérez. La octava la anotó desde tercera el corredor emergente Jefri Pérez, con elevado de sacrificio al prado central.

Bonilla permitió tres anotaciones en cinco episodios, mientras al abridor de las cuyayas, el cubano Yuneski Maya, le anotaron tres vueltas en cuatro entradas. Maya tampoco tuvo decisión. El lanzador ganador fue el criollo Samuel Deduno (1-0), en rol de relevo, y el mexicano Andrés Ávila (0-1) cargó con el revés, en un partido en el que el relevo volvió a ser el punto negro de la tropa capitalina, ya que en el juego anterior dejó escapar la victoria en la postrimería del match.

 

Juego No. 3

El jueves 25 de enero en el tercer choque de la serie el pitcher Bryan Evans tiró una joya de partido durante 7 innings para que los Tigres del Licey ganaran el primer juego de la contienda. Evan solo permitió 2 hits, otorgó 2 bases por bolas y ponchó a 8 aguiluchos en el juego celebrado en el Estadio Quisqueya “Juan Marichal” de Santo Domingo.

Chris Robertson logró sencillo por encima de la antesala con las bases llenas remolcador de la carrera de la victoria 4-3 dejando en el terreno a Águilas y poner la serie final 2-1, aún a favor de los cibaeños.  Al salir Evans, que dejó a Licey arriba en el marcador 3-0, de inmediato llegó la primera carrera de las Águilas que tuvieron una rebelión y anotaron la segunda carrera por un error en el tiro de la Segunda base tratando de doblar al corredor de la primera.

En el noveno una ligera lluvia parecía “bendecir” el tercer juego de la Serie Final, pero aguiluchos empataron luego que un batazo de Juan Carlos Pérez se coló de sencillo al left field, y vino un Passed ball del receptor Sebastián Valle y Yefri Pérez anotó para empatar el partido 3-3. El triunfo fue para Marlon Arias (1-0), quien la labor de relevo lanzó 1.0 innings de un ponche. Por las cuyayas abrió el zurdo Miguel Peña y se marchó con una labor de tres vueltas, cuatro hits y un abanicado. Perdió el relevista Josh Judy (0-1) tras una actuación de 0.2 episodios, cuatro hits y una carrera limpia.

Tres suspensiones del juego 4:

Las acciones se trasladaron el viernes 26 de enero al Estadio Cibao para el cuarto compromiso de la final. El partido se pudo comenzar con una demora de 45 minutos, pero tras jugarse tres entradas y media tuvo que ser detenido por la lluvia cuando las Águilas ganaban con marcador de 1-0 producto de un cuadrangular del receptor Christian Bethancourt en el tercer inning. La lluvia arruinó un juego perfecto que estaba lanzando Richelson Peña, después que los Tigres del Licey habían bateado cuatro entradas, retirando los 12 jugadores en fila que enfrentó.

El encuentro fue reprogramado para el sábado 27, de nuevo en el Estadio Cibao. Sin embargo, por segundo día seguido tuvo que ser aplazado debido a las inclemencias del tiempo.

Entonces la liga volvió a reasignarlo para el domingo 28 de enero a las 3 de la tarde y tampoco se pudo jugar. Ante esta situación la LIDOM y los equipos Águilas y Licey acordaron modificar el calendario de juego a fin de conjurar el problema provocado por la intensa lluvia que postergó por tres días el cuarto juego de la Serie Final.

El licenciado Vitelio Mejía, presidente de la LIDOM anunció en un breve encuentro con la prensa que el acuerdo mudaba la serie a Santo Domingo para jugar un partido el lunes a 29 de enero, a las cinco de la tarde, al tiempo que planificó doble juego en Santiago el martes 30 de enero.

Juego No. 4

Con las Águilas Cibaeñas dominando la serie 2-1 y luego de tres días de suspensiones por las intensas lluvias, se reanuda la serie la tarde del lunes 29 de enero en un accidentado partido celebrado en el estadio Quisqueya Juan Marichal. Los Tigres del Licey, al ritmo de 14 imparables aplastaron 10 carreras por 1 a los cibaeños para así igualar la Serie Final a dos victorias por bando.

 Jair Jurrjens celebró en grande su cumpleaños número 32 al lanzar partido de 6.1 de entradas de solo tres indiscutibles, una carrera, con un boleto y un ponchó. Michael Roth cargó con la derrota al trabajar dos entradas y un tercio, en las que permitió seis imparables y cinco carreras, para cargar con el revés.

La labor de Jurrjens fue respaldada por el receptor Yermín Mercedes con un cuadrangular, su primero de la final y quinto desde el inicio del Todos contra Todos. Se produjo en la parte baja del tercer inning ante Ranfi Casimiro, quien antes había sustituido al abridor y derrotado Michael Roth (0-1).

Mercedes resultó lesionado tras un bolazo en la pantorrilla derecha por el lanzador Samuel Deduno, lo que motivó a que se vaciaran las bancas en el séptimo episodio.  El juego se demoró unos 15 minutos por la trifulca, siendo expulsados el dirigente de los felinos, Luis Urueta y el jardinero Yamaico Navarro, así como a la segunda base aguilucho, Ronny Rodríguez.

Lidom sanciona por incidentes:

La Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (Lidom), a través de su presidente Vitelio Mejía Ortiz, suspendió por un partido a los lanzadores Samuel Deduno, de las Águilas y Luis Vásquez, de Licey, por los incidentes que provocaron en el cuarto partido de la serie final y multó a los managers de las Águilas Lino Rivera y al dirigente interino del Licey Mike Guerrero.  Los jugadores Ronny Rodríguez, Juan Grullón, Yamaico Navarro y el manager Luis Urueta recibieron una multa debido a su expulsión del partido, según lo establece el reglamento del torneo.

Juegos No. 5 y 6

Una división de honores en la doble jornada del martes 30 de enero en Santiago igualó a tres la serie final accidentada por la lluvia y obligó a la disputa de un séptimo partido para definir el campeón del torneo otoño-invernal Pepe Busto. En el primero de la doble cartelera, Junior Lake remolcó tres carreras para convertirse en héroe ofensivo mientras Richelson Peña y cinco relevistas combinaron un sólido pitcheo para que las Águilas Cibaeñas se llevaran un triunfo 5-2 sobre los Tigres del Licey en el quinto juego de la serie final del Torneo de Béisbol Profesional Dominicano.

Con la victoria las Águilas dejaron atrás dos derrotas sucesivas y tomaron ventaja (3-2) de la final pactada a un 7-4 colocándose a ley de un triunfo para coronarse como campeones del torneo. En el choque que inició a las dos de la tarde en el Estadio Cibao, el derecho Peña, aunque no se mostró tan dominante como en otras ocasiones, puedo tirar 5.1 entradas en las que toleró las dos vueltas de los felinos, que más adelante vieron como Cesilio Pimentel (0.1), Jhan Maríñez (1.0), Juan Grullón (0.1), Richard Rodríguez (1.0) y Josh Judy (1.0) los maniataron con 3.2 ceros de tres hits. Ganó Peña (1-0) y perdió Bryan Evans (1-1), con salvamento para Judy (1).

Mientras que, en la noche, con los Tigres contra la pared al caer 2-3 en la serie con el revés en el primer choque (5-2), Lisalverto Bonilla utilizó 58 lanzamientos para trabajar seis entradas donde solo toleró tres hits y dos vueltas y Sergio Alcántara remolcó dos veces a Emilio Bonifacio para encabezar el triunfo 4-3. Los azules se adelantaron en el tercero al combinar boleto de Bonifacio con doblete productor de Alcántara. Un jonrón solitario de Juan Francisco en el cuarto amplió 2-0. En la sexta entrada, el zurdo cubano Francisley Bueno fue golpeado en la cabeza con una bola salida del bate de Yermín Mercedes que lo postró en el suelo por espacio de ocho minutos. Perdió Miguel Peña y salvó Jairo Asencio en un relevo de seis outs.

Juego No. 7

Finalmente, el miércoles 31 de enero las Águilas Cibaeñas acabaron una sequía de nueve temporadas y se convirtieron en las campeonas del Torneo de Béisbol Otoño Invernal 2017-2018, tras derrotar 11 carreras por 5 a los Tigres del Licey en el estadio Quisqueya en el séptimo juego decisivo de la Serie Final.

Con la final igualada a tres partidos, sin tiempo en el calendario por las posposiciones ocasionadas por la lluvia,  los cibaeños plenamente confiado,  trajeron sus maletas de Santiago para hacer el viaje  en la mañana del jueves a Guadalajara, México, a la Serie del Caribe, y fabricaron las carreras necesarias en el primer tercio del choque para romper el maleficio y ganar el encuentro decisivo que le dio su corona anhelada  21, colocándose  a una del Licey, máximos ganadores del torneo de beisbol  profesional  dominicano que se juega desde 1951.

El cubano Yunesky Maya trabajó las primeras cuatro entradas de cinco hits y dos vueltas, Jhan Maríñez, que se acreditó el triunfo y Richard Rodríguez, hicieron relevos de dos entradas cada uno. Los nuevos campeones atacaron sin piedad al abridor y perdedor azul, el mexicano Rolando Valdez, a quienes les fabricaron cinco vueltas en el tercer acto.

Las cuyayas dejaron atrás una década sin ganar un título, y se vengaron de los bengalíes, que las habían vencido en la final del año anterior en la serie final (9-5) que se fue al máximo de nueve partidos.  Los cibaeños contaron con el ataque ofensivo de Juan Carlos Pérez al batear de 5-2 con tres remolcadas y Johan Camargo que se fue de 5-2 y dos impulsadas. Por Licey, Erick Aybar se fue de 3-1 con dos remolcadas. El jardinero cubano Félix Pérez, pegó un cuadrangular solitario en el octavo episodio.(Escrita por: Rafael Baldayac).

Cesar Junion

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *